11 maneras de llevar… un calabacín

En la historia de la música hay un momento en el que la mandolina se erige en superstar absoluta; se trata de la serenata «De vieni alla finestra» del Don Giovanni de Mozart. ¡Ojalá hubiera yo tenido  la habilidad de tañer la mandolina de ese modo! Pero me tengo que conformar con mi otra mandolina, que además es de las baratas pero que me viene muy bien para la cocina.

Mandolina

En medio de la absoluta y total crisis económica en la que nos encontramos, viene muy bien recurrir a recetas baratas y sencillas. Recetas con las que poder aprovechar el fondo del cajón de la nevera, donde quedaron olvidados por descuido dos calabacines que pedían a gritos ser cocinados de inmediato.

En algún blog que no consigo recordar leí que en España infrautilizamos el maravilloso calabacín, y que lo constreñimos a formar parte de un reducidísimo número de recetas y de elaboraciones. Esto contrasta, por ejemplo, con el papel estelar que esta verdura tienen en la cocina italiana, por ejemplo. Este comentario y esta comparación hirieron mi pundonor, de manera que decidí recordar de qué maneras suelo utilizar el calabacín, e invito a mis lectores a que amplíen esta lista con sus comentarios:

  1. Crema de calabacín
  2. Zarangollo
  3. Tortilla de calabacín
  4. Calabacines rellenos
  5. Formando parte del pisto
  6. Espaguetis de calabacín
  7. Mousakka (cuando uno tiene alergia a la berenjena)
  8. ¿Flores de calabacín?

Ya no se me ocurren más recetas. Así que pido ayuda, por favor. Yo voy a ampliar este repertorio con una receta nueva, de la que forma parte la primera imagen de esta entrada.

PASTEL DE CALABACÍN

Pastel de calabacín con ragú

  • 2 calabacines medianos
  • 1 cebolla
  • 2 vasos de puré de patata
  • 3 huevos
  • 30 grs de Parmesano o Grana Padano rallados
  • 1 cucharada de aceite de oliva (con aroma de albahaca)
  • 2 cucharadas de queso rallado para fundir (Emmental o Mozzarella)
  • Sal, pimienta y perejil picado

Como se muestra en la primera imagen, los calabacines se pelan dejando parte de la piel, que es riquísima en fibra, y con ayuda de una mandolina se corta en rodajas muy finas. Si no se tiene mandolina habrá que recurrir a la maña y al buen pulso. Las rodajas de calabacín, junto con la cebolla cortada en plumas se mezclan con el aciete de oliva y se salpimentan. Se cuecen en el microondas, cubiertos, durante 2 tandas de 4 minutos cada una a máxima potencia (800 W).

Mientras se cuecen los calabacines y la cebolla en el microondas, batimos enérgicamente los huevos, les incorporamos sal, pimienta y el queso rallado. Una vez cocida la verdura, la incorporamos al huevo, pero sin mezclarlo. No se trata de hacer tortilla, sino de que las rodajas de calabacín se empapen. En la siguiente imagen se aprecia cómo me gusta que queden.

Proceso pastel calabacín

En la misma fuenta de cristal donde hemos cocido la verdura, extendemos el puré de patatas que tenemos previamente preparado; este puré puede ser natural o elaborado a partir de copos. Disponemos encima del puré el calabacín. Como se aprecia en la imagen, mantiene su forma y su consistencia porque aunque está cocido, no se ha deshecho. Para que la receta quede bonita, debemos intentar que las rodajas de calabacín se superpongan unas a otras, que no se amontonten. A quien no le guste la verdura tan firme, deberá cocerlo en el microondas durante más tiempo.

Vertemos el huevo que nos haya quedado sobre las verduras y espolvoreamos un poco de queso rallado para fundir. Llevamos el pastel al microondas y lo volvemos a cocer durante 6-8 minutos más, hasta que veamos que el huevo ha cuajado.

Con las cantidades de esta receta salen 4 raciones suficientes. Una sugerencia para servirlo es acompañado de una ensalada de guisantes crudos y con un ragú de ternera.

Colores para regalarle al paladar

Hoy he comenzado con el menú de la semana número 12 con mucho colorido. Anoche preparé la moussaka, pero sin berenjena, porque me he dado cuenta de que por mucho que lo intente la berenjena no me gusta. Así que decidí hacerla con calabacín; pero, ¡oh sorpresa!, no quedaban calabacines en el frigorífico. Así que tuve que improvisar con los ingredientes que fui encontrando y lo que salió fue lo que se ve en la fotografía.

Falsa moussaka violeta

MOUSSAKA PÚRPURA (1 persona)

  • 1/2 calabacín mediano cortado en finas tiras y precodido al microondas
  • 200 grs de carne picada1 cebolla picada (utilicé una cebolla roja)
  • 1 diente de ajo
  • 1 patata mediana (utilicé 3 patatas violeta pequeñas)
  • 4 o 5 ramilletes de coliflor cocida en el microondas (en sustitución del calabacín, que no había)
  • 3 cucharadas de leche (para el puré de patata)
  • 1 puñado de queso para fundir
  • Aceite de oliva, sal y pimienta

La preparación de la moussaka es sencilla. Se trata de tener listo un sofrito de cebolla, ajo y carne (se puede cocinar tipo ragú, con vino tinto y salsa de tomate) y alternar capas de calabacín/berenjena, patata, sofrito y terminar con calabacín/berenjena. Al final, se cubre con queso y se gratina. Yo lo derretí en el microondas, por no encender el horno y porque la moussaka la monté directamente en el tupper que me llevo al trabajo.

Esta receta me ha hecho pensar en la posibilidad de programar un menú semanal basado en una carta de colores. Cada día de la semana tendría el predominio de una gama de colores.

Rueda de colores

Ya he leído en varios lugares, buscando información sobre esto de las comidas por colores, que conviene combinar los 5 colores en las comidas diarias, por aquello de que cada color tiene un predominio de un nutriente. Sin embargo, y siendo esto correcto, debo recordar que el equilibrio absoluto en cada una de las comidas es un ideal, y que el equilibrio debe buscarse en el conjunto de nuestra alimentación, como dicen Fuster, Adrià y Corbella (2011, pág 194), no en cada una de nuestras comida.

Creo que esto de diseñar «Una semana de colores» puede ser una idea. ¿Alguien quiere colaborar en ella?

Menú semanal: semana 11

SEMANA 11

LUNES Pasta de calabaza (56 Kcal)
Pechuga de pollo a la plancha (142 Kcal)
Pimiento asado (45 Kcal)
Langostinos cocidos (240 Kcal)
MARTES Judías cocidas con tomate (80 Kcal)
Rollo de carne relleno (311 Kcal)
Alcachofa asada (180 Kcal)
Palos de surimi con pesto (200 Kcal)
MIÉRCOLES  Fideos de calabacín (76 Kcal)
Salchichas de pollo al vino (2=104 Kcal)
 Coliflor hervida (40 Kcal)
Tortilla de mejillones (207 Kcal)
JUEVES Cuscús de quinoa con garbanzos (320 Kcal)
Hígado de pollo guisado (175 Kcal)
 Crema de calabacín (100 Kcal)
Sándwich de atún y cebolla (257 Kcal)
VIERNES Ensalada de colores (20 Kcal)
Hamburguesa a la plancha (231 Kcal)
 Verduras a la plancha (120 Kcal)
Lomo fresco a la plancha (180 Kcal)

*Las calorías son aproximadas, en base a una cantidad estimada.

Menú semanal: semana 9

SEMANA 9

LUNES Ensalada de tomate (30 Kcal)
Palitos de surimi con pesto (200 Kcal)
Crema de calabacín (168 Kcal)
Tortilla de 1 huevo con atún (220 Kcal)
MARTES Pollo al curry con arroz y verdura (450 Kcal) Ensalada verde con naranja (230 Kcal)
Merluza al limón (2 filetes -170 Kcal)
MIÉRCOLES Alcachofas con jamón (270 Kcal)
2 salchichas de pollo/pavo (250 Kcal)
2 tostadas integrales con jamón (275 Kcal)
Yogures desnatados con frutas (180 Kcal)
JUEVES Caldo y sopa de verduras
Fiambre de pechuga de pavo (75 Kcal)
Caldo y sopa de verduras
Huevo duro (105 Kcal)
VIERNES Garbanzos con acelgas (155 Kcal)
Palitos de surimi (70 Kcal)
Mejillones al vapor (20 un.=100 Kcal)
Ensalada de zanahoria y queso fresco (252 Kcal)

*Las calorías son aproximadas, en base a una cantidad estimada.

Solo 12 calorías

Para cenar preparé algo que era tan sencillo que no sé cómo no se me habrá ocurrido antes. Quizá ya exista, seguro, pero ayer se me ocurrió al abrir la nevera y ver un calabacín que me sobró de los que compré, verdes claros con pintas amarillas, para la crema de calabacín de hacer una noches. Están deliciosos, debo decir.

ESPAGUETIS DE CALABACÍN

  • 1 calabacín de color claro, para aprovechar la piel
  • Aceite aromatizado de albahaca
  • Sal y pimienta
  • Salsa de tomate casera

El calabacín, una vez limpiado bajo el grifo y secado con papel de cocina lo he cortado en tiras finísimas. Para ello me he servido de una mandolina, pero se podrá hacer también con cuchillo y mañan.Este calabacín, al tener una piel tan fina, no lo pelé. Si no lo hay, los de piel de color verde oscuro supongo que sí que hará falta pelarlos.

He puesto los espaguetis en la olla para microondas y los he untado bien con 1 cucharada de aceite de albahaca. los he cocido bien cubiertos durante 5 minutos a potencia media, en tres tandas de 2-2-1 minutos. En mi microondas, la potencia media son uno 528 W, así que cada uno deberá calcular en el suyo. Una vez hechos, los he salpimentado y los he puesto a escurrir en un colador.

Para ir a la mesa, los he servido con una cucharada de salsa de tomate casera y les he espolvoreado un poco de parmesano rallado.

Mi ración ha sido de 50 gramos, así que solo ha aportado a la cena 12 calorías. A estos espaguetis los he acompañado con un huevo duro y dos filetes de lomo hechos en su jugo, dentro de la olla rápida (5 minutos).

Algunos datos

La comida y la cena de hoy han ido sobre ruedas. A mediodía, unas lentejas con ternera y chirivía que estaban de rechupete. La receta la saqué de la web, Gastronomía & Cía., una de mis referencias. No obstante, yo la he adaptado un poco, haciéndola en la olla rápida y durante solo 10 minutos. Además, he añadido hinojo, por aquello de contrarrestar el efecto de los gases de la legumbre.

Para cenar, un buen plato de crema de calabacín y puerro. Las verduras, 1 puerro y 2 calabacines medianos, cortadas en pedazos pequeños y cocidas en el microondas (con una cucharada de aceite aromatizado de albahaca) durante 20 minutos a 700 W y luego bien trituradas con la turmix. Al no llevar nada de agua, más que el propio agua vegetal, ha quedado muy cremosa y con un sabor increíble. Además la he hecho con calabacines de piel verde clara, con lo que no los he pelado.

De postre, después de preparar la crema de calabacín, he hecho unas manzanas asadas. También en el microondas, con lo que solo tienen 80 calorías. Y cocidas en tan solo 12 minutos.

En la fotografía se puede apreciar el invento que he hecho para cocinar en el microondas. Cuando pueda me compraré una olla específica para microondas, pero por el momento me apaño con una tartera de paredes altas y un cuenco que, invertido, me hace la función de tapa alta (las dos piezas a 6 € en el Domti del Mercado, que es como llamamos en Alicante a las tiendas de los chinos).

En total, según mi recuento, hoy he tomado 1712 calorías (incluyendo un superextra que he tomado con el café). Pero he caminado bastante, así que he estado compensado. En otro momento contaré cómo estoy calculando las calorías que ingiero y las que consumo, y todo eso.

A %d blogueros les gusta esto: