Enlace: La dieta del aburrimiento

Sigo vivo y sigo por aquí. Lo que sucede es que atravieso una etapa de sequía imaginativa, que no de desmotivación, sino todo lo contrario. Continúo con el método Weight Watchers y bajando kilos a un ritmo moderado, que es como debe ser.

Hoy quiero compartir y hacer referencia a una entrada del blog Gastronomía y Cía. Básicamente viene a decir que la mayoría de dietas de adelgazamiento adolecen de falta de variedad y que muchas fracasan porque quienes que la siguen terminan sucumbiendo al aburrimiento. Contra ello: dieta mediterránea.

alimentos

No han sido mis últimas semanas muy fructíferas en nuevas recetas. He preferido ir a lo seguro y conocido antes que innovar. Quizá lo más nuevo es el descubrimiento de lo riquísimo que está el cuscús con hervido de verduras; y si se elaboran, tanto el cuscús como el hervido, con un caldo de verduras que tengamos preparado, mucho mejor y más sabroso.

Hace un par de días preparé un pastel de queso. Sin embargo, estando como estaba delicioso, tengo que perfeccionarlo y ver el modo de elaborarlo sin esa contundente base de galleta. Cuando tenga la información la pondré por aquí.

Anuncios

11 maneras de llevar… un calabacín

En la historia de la música hay un momento en el que la mandolina se erige en superstar absoluta; se trata de la serenata «De vieni alla finestra» del Don Giovanni de Mozart. ¡Ojalá hubiera yo tenido  la habilidad de tañer la mandolina de ese modo! Pero me tengo que conformar con mi otra mandolina, que además es de las baratas pero que me viene muy bien para la cocina.

Mandolina

En medio de la absoluta y total crisis económica en la que nos encontramos, viene muy bien recurrir a recetas baratas y sencillas. Recetas con las que poder aprovechar el fondo del cajón de la nevera, donde quedaron olvidados por descuido dos calabacines que pedían a gritos ser cocinados de inmediato.

En algún blog que no consigo recordar leí que en España infrautilizamos el maravilloso calabacín, y que lo constreñimos a formar parte de un reducidísimo número de recetas y de elaboraciones. Esto contrasta, por ejemplo, con el papel estelar que esta verdura tienen en la cocina italiana, por ejemplo. Este comentario y esta comparación hirieron mi pundonor, de manera que decidí recordar de qué maneras suelo utilizar el calabacín, e invito a mis lectores a que amplíen esta lista con sus comentarios:

  1. Crema de calabacín
  2. Zarangollo
  3. Tortilla de calabacín
  4. Calabacines rellenos
  5. Formando parte del pisto
  6. Espaguetis de calabacín
  7. Mousakka (cuando uno tiene alergia a la berenjena)
  8. ¿Flores de calabacín?

Ya no se me ocurren más recetas. Así que pido ayuda, por favor. Yo voy a ampliar este repertorio con una receta nueva, de la que forma parte la primera imagen de esta entrada.

PASTEL DE CALABACÍN

Pastel de calabacín con ragú

  • 2 calabacines medianos
  • 1 cebolla
  • 2 vasos de puré de patata
  • 3 huevos
  • 30 grs de Parmesano o Grana Padano rallados
  • 1 cucharada de aceite de oliva (con aroma de albahaca)
  • 2 cucharadas de queso rallado para fundir (Emmental o Mozzarella)
  • Sal, pimienta y perejil picado

Como se muestra en la primera imagen, los calabacines se pelan dejando parte de la piel, que es riquísima en fibra, y con ayuda de una mandolina se corta en rodajas muy finas. Si no se tiene mandolina habrá que recurrir a la maña y al buen pulso. Las rodajas de calabacín, junto con la cebolla cortada en plumas se mezclan con el aciete de oliva y se salpimentan. Se cuecen en el microondas, cubiertos, durante 2 tandas de 4 minutos cada una a máxima potencia (800 W).

Mientras se cuecen los calabacines y la cebolla en el microondas, batimos enérgicamente los huevos, les incorporamos sal, pimienta y el queso rallado. Una vez cocida la verdura, la incorporamos al huevo, pero sin mezclarlo. No se trata de hacer tortilla, sino de que las rodajas de calabacín se empapen. En la siguiente imagen se aprecia cómo me gusta que queden.

Proceso pastel calabacín

En la misma fuenta de cristal donde hemos cocido la verdura, extendemos el puré de patatas que tenemos previamente preparado; este puré puede ser natural o elaborado a partir de copos. Disponemos encima del puré el calabacín. Como se aprecia en la imagen, mantiene su forma y su consistencia porque aunque está cocido, no se ha deshecho. Para que la receta quede bonita, debemos intentar que las rodajas de calabacín se superpongan unas a otras, que no se amontonten. A quien no le guste la verdura tan firme, deberá cocerlo en el microondas durante más tiempo.

Vertemos el huevo que nos haya quedado sobre las verduras y espolvoreamos un poco de queso rallado para fundir. Llevamos el pastel al microondas y lo volvemos a cocer durante 6-8 minutos más, hasta que veamos que el huevo ha cuajado.

Con las cantidades de esta receta salen 4 raciones suficientes. Una sugerencia para servirlo es acompañado de una ensalada de guisantes crudos y con un ragú de ternera.

Vídeo: cuánto son 2000 calorías

En la página de garbancita ® me he encontradon con el siguiente vídeo, tan instructivo como interesante. Trata de mostrar, a modo de infografías con movimiento, cuánta cantidad de un determinado producto o comida hay que comer para consumir 200 Kilocalorías; debemos recordar que esa cantidad se acerca a la ingesta diaria “normal” para una persona en su peso adecuado, pero que debemos reducirla considerablemente, acompañada de ejercicio físico adecuado, los que queremos o necesitamos perder peso.

5 alimentos sanísimos de los que no conviene abusar

Hoy me siento David frente a Goliat. Así que he decidido emprender una cruzada en favor de los desvalidos y defender a algunos de esos pobres alimentos que sufren en los últimos tiempos una campaña de acoso y derribo, de injurias y de mala fama injustificada. Como dice la frase popular «no es tan fiero el león como lo pintan».

No sería inteligente renunciar al sabor delicioso de estos alimentos, y sobre todo a sus enormes beneficios para nuestro cuerpo. De manera que, rigiéndonos por la moderación en su consumo, no tengamos que desterrarlos de la dieta aunque estemos persiguiendo perder peso.

Aguacate

Aguacate

El aguacate es una fruta con una mezcla de buena y mala fama. En este segundo sentido se le ataca por su cantidad de grasas, que la convierte en la más calórica de entre las frutas. Es cierto. Sin embargo, si se consume con moderación, esas calorías extra se ven recompensadas por una de las mejores grasas monoinsaturadas, que en dosis no muy elevadas bajan el nivel de coleterol dañino (que obstruye las arterias y las venas) y eleva el colesterol beneficiosos (el que mantiene engrasadas las paredes de las células).

Además, la elevada cantidad de vitamina E del aguacate protege de la oxidación (el envejecimiento). También es rico en vitamida D, lo que ayuda a la asimilación del calcio de otros alimentos. Es rico en muchas otras vitaminas, incluida la vitamina C, aunque en menor cantidad.

16/02/13. Edito para añadir este enlace recién encontrado: http://goo.gl/YNZkS

Frutos secos

Frutos secos

Los frutos secos son alimentos ricos en proteínas, vitaminas y grasas saludables, como se puede leer en este documento de la Fundación Dieta Mediterránea. Sin embargo, este mismo organismo advierte de la necesidad de consumirlos con mucha moderación en casos de sobrepeso y obesidad, pues son altamente calóricos.

De entre todos los frutos secos más consumidos por nosotros destaca la nuez, por su riquísima grasa omega-3, con enormes beneficios para la fluidez de la sangre. Tienen en abundancia vitaminas y minerales, algunos de ellos, como el selenio, con fuerte capacidad antioxidante.

Boniato

Boniato

El boniato o batata es en España el rey de la mala fama. Se le considera un alimento que engorda muchísimo cuando en realidad es un hidrato de carbono de los más bajos en calorías que existen. El problema es que en España se le consume primordialmente en la composición de dulces, en los que las fuentes de calorías son las harinas blancas y el azúcar refinado en cantidades enormes.

El boniato es rico en vitamina E (en especial el boniato de carne naranja, algo menos dulce que el blanco), que es muy beneficioso para la piel. Es una buena fuente de potasio, que ayuda contra la hipertensión. Se dice que ayuda en la bajada del nivel de estrés. Además, como casi todos los vegetales es rico en vitaminas y minerales.

No obstante, mejor no jugar con fuego y consumirlo con moderación si padecemos de sobrepeso u obesidad; y queremos que esto cambie, claro.

Aceite de oliva

Aceite de oliva

¿Qué decir del aceite de oliva? Es la joya de la dieta mediterránea. Es la grasa más saludable tanto por sus propiedades como por su comportamiento en la cocina, al ser uno de los que soporta una mayor temperatura sin estropearse. Aconsejo remitirse a la Fundación Dieta Mediterránea para conocer sus numerosos beneficios.

De todos modos, hay que tener en cuenta que una cucharada de aceite de oliva nos aporta 90 Kcal. De modo que para casos de sobrepeso y obesidad es conveniente moderar su consumo a un máximo de 2 o 3 cucharadas al día, tanto en crudo como para cocinar. Pero en ningún  caso desterrarlo de nuestra alimentación.

Pan y bollería casera

Bizcocho

Siempre me ha llamado la atención el hecho de que todas las culturas (quizá con la excepción de los esquimales) tienen en su pirámide alimentaria un enorme componente de pan, en sus infinitas variedades. Esto me llevaba a sospechar que no debería de ser tan malo como se dice desde hace unos cuatos años.

Recientemente he comprendido que, como en muchos otros casos, el pan y la bollería son saludables y beneficiosas. Pero claro, siempre que sea la que está elaborada con los ingredientes que realmente son beneficiosos: harinas integrales, endulzantes no refinados, frutos secos, huevos… El moderno “pan francés”, lleno de conservantes, grasas y mejorantes panarios no podrá de ninguna manera ser tan beneficioso como un pan tradicional que solo conste de harina, agua, sal, levadura y aceite.

Cuando son de calidad, si bien deben ser consumidos con moderación para los que tenemos obesidad o sobrepeso, tanto el pan como la bollería aportan vitaminas y grasas saludables. Y sobre todo una buena fibra dietética, tan necesaria para el mecanismo de nuestro cuerpo.

Colores para regalarle al paladar

Hoy he comenzado con el menú de la semana número 12 con mucho colorido. Anoche preparé la moussaka, pero sin berenjena, porque me he dado cuenta de que por mucho que lo intente la berenjena no me gusta. Así que decidí hacerla con calabacín; pero, ¡oh sorpresa!, no quedaban calabacines en el frigorífico. Así que tuve que improvisar con los ingredientes que fui encontrando y lo que salió fue lo que se ve en la fotografía.

Falsa moussaka violeta

MOUSSAKA PÚRPURA (1 persona)

  • 1/2 calabacín mediano cortado en finas tiras y precodido al microondas
  • 200 grs de carne picada1 cebolla picada (utilicé una cebolla roja)
  • 1 diente de ajo
  • 1 patata mediana (utilicé 3 patatas violeta pequeñas)
  • 4 o 5 ramilletes de coliflor cocida en el microondas (en sustitución del calabacín, que no había)
  • 3 cucharadas de leche (para el puré de patata)
  • 1 puñado de queso para fundir
  • Aceite de oliva, sal y pimienta

La preparación de la moussaka es sencilla. Se trata de tener listo un sofrito de cebolla, ajo y carne (se puede cocinar tipo ragú, con vino tinto y salsa de tomate) y alternar capas de calabacín/berenjena, patata, sofrito y terminar con calabacín/berenjena. Al final, se cubre con queso y se gratina. Yo lo derretí en el microondas, por no encender el horno y porque la moussaka la monté directamente en el tupper que me llevo al trabajo.

Esta receta me ha hecho pensar en la posibilidad de programar un menú semanal basado en una carta de colores. Cada día de la semana tendría el predominio de una gama de colores.

Rueda de colores

Ya he leído en varios lugares, buscando información sobre esto de las comidas por colores, que conviene combinar los 5 colores en las comidas diarias, por aquello de que cada color tiene un predominio de un nutriente. Sin embargo, y siendo esto correcto, debo recordar que el equilibrio absoluto en cada una de las comidas es un ideal, y que el equilibrio debe buscarse en el conjunto de nuestra alimentación, como dicen Fuster, Adrià y Corbella (2011, pág 194), no en cada una de nuestras comida.

Creo que esto de diseñar «Una semana de colores» puede ser una idea. ¿Alguien quiere colaborar en ella?

Lo que creo que es un nutricionista

Aplausos

A continuación dejo un artículo de Juan Revenga, El Nutricionista de la General, donde pone los puntos sobre las íes acerca de en qué consiste su trabajo como nutricionista. Esta entrada es la contestación a los comentarios de un troll en una entrada anterior donde ponía en evidencia las famosas “dietas mágicas”, con las que -sin tantos argumentos como tiene él- no estamos muy de acuerdo en este blog, ahora por reflexión y lógica, pero antes por experiencia. Bravo por él.

En artículo, y recomiendo leerlo entero, se puede encontrar aquí: Lo “fácil” de despotricar contra algo y no aportar soluciones.

Enlace: lo que hay que comer en la temporada de invierno

Alcachofa

En este enlace, el inefable Mikel López Iturriaga nos alecciona sobre distintos productos vegetales propios de la época en que nos encontramos. También da varias recetas, algunas de las cuales pienso probar.

Ya en su momento, reflexionando sobre las ventajas del “Menú semanal”, explicaba yo que era muy beneficioso comprar los productos de temporada y de cercanía por varios motivos: precio, calidad y respeto al medio ambiente; quisiera recordar ahora que en los enlaces de la derecha hay un calendario de las frutas y verduras de temporada.

Ideas gratis para un día de caldito

Hoy no hace mucho frío, es como si el invierno tuviera pereza de arrancar en Alicante. Sin embargo hoy voy a tomar principalmente sopa de verduras. Por ningún motivo en especial, sino porque lo programé de ese modo en el “Menú semanal” y tengo que cumplor a rajatabla aquello que estoy decidiendo hacer.

Siempre me han gustado las sopas. No voy a ocultar que mi favorita es la de pollo con fideos, que creo que será uno de esos sabores de nuestras madres que todos guardamos en la memoria. Pero hay muchas otras que me encantan, tanto frías como calientes: gazpacho, minestrone, sopa de melón, de ajo, etc.

Además, con el tiempo he descubierto que la sopa es sanísima, además de rica. No hay más que leer el Decálogo de la Sopa elaborado por la Fundación para la Dieta Mediterránea para darse cuenta de lo valioso que es ese agua caliente y con sabores.

Para hoy he preparado un caldo de verduras sencillísimo de hacer y que no llevará más de 15-20 minutos si dispones de una olla superrápida como la de Su o la mía, que es exactamente la misma. La receta es bien simple: picar finamente varias verduras distintas (zanahoria, cebolla, repollo, calabacín, calabaza, acelga, etc.). En la olla, calentar una cucharada de aceite de oliva y sofreír media cebolla muy picada y un diente de ajo golpeado (sin pelar ni picar, así queda entero y da más sabor). Después añadir una o dos cucharadas de tomate triturado y todas las verduras picadas. Cubrir de agua con generosidad y cerrar la olla rápida. Cuando el segundo anillo de presión esté fuera, bajar la temperatura del fuego al mínimo (o incluso apartarla del fuego) y dejar que la presión de la olla siga cociendo la sopa durante 2 minutos (y esto es literal, 2 minutos). En ese tiempo, más el que necesite la olla para bajar de presión, la sopa estará lista. Arreglar de sal y servir con algo de zumo de limón o de vinagre.

Sopa de verdura

Para esta receta, sobre todo si voy con prisa, uso una bolsa de verduras troceadas del Mercadona; por ejemplo el “Arreglo para Sopa Campesina”.

Si se le añade un poco de pimienta blanca y de pimentón dulce, el sabor de la sopa se enriquece.

Esta sopa da mucho sabor, con lo que podemos tener mucho caldo. Lo que sobre, se congela perfectamente.

El caldo, colando las verduras, se puede congelar y tenerlo guardado para usarlo como fondo de otros guisos. No se echa de menos ninguna carne.

Al preparar la sopa en olla superrápida, además del muy estimable ahorro de tiempo, nos aseguramos de que el caldo guardará como un tesoro los nutrientes de las verduras; en especial si dejamos que baje la presión por sí misma, sin forzarla por ir aún más deprisa.

Enlace: comer antes para adelgazar

RelojSegún este artículo parece ser que se ha descubierto que las personas que adelantan la hora de sus comidas (porque en España comemos demasiado tarde) adelgazan. Sin embargo, no dan ninguna explicación de cuáles pueden ser los motivos para ello.

¿Qué opináis? ¿Creéis que tiene alguna influencia la hora a la que se coma? ¿Qué horarios de comidas soléis tener?

Enlace: opinión ponderada sobre el método Dukan

Pan DukanAquí dejo el enlace a una página que me ha parecido muy esclarecedora y, sobre todo, muy equilibrada en sus comentarios. Ni todo es tan bueno ni todo es tan malo. Quizá el método Dukan no sea positivo a largo plazo, y siempre hay que consultar al médico y hacerse análisis; pero quizá para un breve periodo de tiempo, ante un estancamiento, ante un problema de desmotivación y para personas con obesidad no sea tan catastrófico recurrir a la eliminación de hidratos.

http://isaare.blogspot.com/2011/05/por-que-no-soy-totalmente-partidaria.html

A mí el método Dukan me fue muy bien hace unos años. Con él perdí alrededor de 25 kilos. Además, lo llevé muy bien controlado, con lo que todos los análisis que me hice salieron bien. El problema llegó al dejar la receta, que en 6 meses recuperé el peso perdido, y gané unos cuantos kilos más. En mi opinión, el problema del método no está solo en el tiempo que se sigue, siempre que se haga correctamente, sino en que no trata de introducir hábitos saludables con respecto a la alimentación, ni herramientas coherentes con el estilo de vida y con la propia genética.

A %d blogueros les gusta esto: