¡Que yo no estoy a dieta!

Ensalada lechuga

Muy a menudo tengo que repetir esa cantilena una y otra vez: NO ESTOY A DIETA. Por muchas y variopintas razones, aunque todas soy capaz de resumirlas en solo una:

ESTOY HARTO DE SEGUIR DIETAS QUE FUNCIONAN DURANTE UN TIEMPO A COSTA DE MUCHOS SACRIFICIOS PARA, AL FINAL, VOLVER AL MISMO SITIO DONDE HABÍA EMPEZADO, LA GORDURA.

Mucha gente replicará: claro, si sigues una dieta y pierdes peso y luego la dejas y te atiborras, normal que recuperes el peso.

¡Vaya, nunca lo habría pensado! (mode ironía/sarcasmo ON). No tengo claro que estas personas hayan seguido dietas para adelgazar (adelgazar, no perder 4 mierdosos kilos), ni sean conscientes del desgaste psicológico que suponen.

La cuestión, siendo obvia, creo que debe expresarse de otro modo (donde dice «tú», léase «yo»):

Si estás gordo es porque sigues unos patrones alimenticios incorrectos para tu constitución. Si después de perder peso haciendo una dieta retomas los mismos comportamientos erróneos, volverás a estar gordo. El problema no es que la dieta no funcione, sino que ni antes ni después de ella tú te alimentas de la manera correcta. Dicho esto, por supuesto, con todas las salvedades hacia casos especiales que haya que tener en cuenta (menopausia, parto, enfermedades tiroideas, etc.)

Estas líneas las ha motivado la lectura de la entrada de hoy del genial nutricionista Juan Revenga, autor del blog El Nutricionista de la General. Revenga termina su repaso a varias tipologías de dietas con un párrafo que no me resisto a copiar (espero que me conceda el permiso que no le estoy pidiendo):

En resumen: Si sigues empeñado en “hacer dieta” ten presente que las mejores dietas no son las que están cuajadas de restricciones sino más al contrario, de buenas sugerencias. Una buena “dieta” no debería incluir la inclusión sistemática de suplementos (para eso ya están los alimentos). Además, debe ser buena para el corazón, los huesos, el cerebro el aparato digestivo, etc. es decir, para la salud en general y no solo para bajar el peso. Al mismo tiempo, debería poder mantenerse durante años y no implicar soluciones rápidas. Pero eso… eso ya no sería “hacer dieta”, y sí una vez más, lo que te sugiero que hagas: cambiar malos por buenos hábitos.

REVENGA, Juan (29/01/2013): «¿Cual es tu dieta preferida para adelgazar?», en el blog El Nutricionista de la General.

Anuncios

Acerca de Óscar Navarro
Nacido en Alicante en 1971. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Alicante. Me dedico profesionalmente a la enseñanza de español a extranjeros. Aún sigo siendo casi inédito.

One Response to ¡Que yo no estoy a dieta!

  1. Pingback: Por qué no pierdo peso | Mi Viaje a Ítaca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: