Buenos propósitos para las mesas de Navidades III

Sonrisa

Todas las cena y comidas de las Navidades no tendrían sentido sin el hecho de que en ellas se habla; se habla mucho. Nos juntamos con familiares o con amigos o con compañeros en un ambiente que no es el cotidiano. Y lo hacemos en torno a una mesa repleta de alimentos.

En estos momentos suele darse la oportunidad de probar bocados que no tenemos a nuestro alcance todos los días, bien porque su precio no permite frecuentarlos, bien porque los tenemos asociados y restringidos en nuestra imaginación a este tipo de celebraciones.

En uno o en otro caso, en esas ocasiones el mundo se condensa, como si de un agujero negro se tratara, en un solo punto de nuestra anatomía. De ahí el buen propósito número 3.

Propósito #3: Las cosas buenas suceden en la boca

Todos los expertos aseguran que para comer correctamente es necesario masticar cada bocado al menos 20 veces ya que la digestión no comienza en el estómago sino en la boca; al masticar se liberan enzimas que proceden de la saliva y que dan comienzo a la tarea de descomposición de los alimentos en diferentes nutrientes. Por otro lado, masticando a conciencia se evita que los alimentos lleguen casi enteros al estómago, donde se “descompondrían” produciendo molestos gases.

Para comer así de despacio hay que seguir una serie de pautas:

  1. Utilizar, si es posible, cubiertos pequeños. En cualquier caso, comer a bocados pequeños. Tras llevar la comida a la boca, dejar los cubiertos en la mesa y dividir la atención entre la masticación y las conversaciones.
  2. Masticar muchas veces. Al principio será necesario concentrarse y contar cada mascada. Como mínimo 20 veces. Algún autor dice que no menos de 36.
  3. A mitad de la masticación, apartar la comida con la lengua hacia un lado de la boca y tragar la saliva que se ha generado y que ya lleva una enorme variedad de sabores.
  4. Continuar masticando hasta que la hayamos reducido casi a la consistencia de una papilla. Es el momento de ingerirla.
  5. Esperar al menos 20 segundos antes de atacar el siguiente bocado.

Hasta aquí la parte práctica de masticar bien. Pero el comer despacio tiene otra ventaja menos fisiológica y es la posibilidad de disfrutar de los sabores de los alimentos –a veces manjares– que nos llevamos a la boca.

Desde el punto de vista del control de peso, el comer despacio tiene una importancia enorme. De hecho, muchos autores y dietistas centran en la masticación a conciencia gran parte de la efectividad de una dieta de pérdida de peso. Los autores de La cocina de la salud, Fuster, Adrià y Corbella, afirman sobre el acto de comer a conciencia que consiste en

poner atención a lo que se come y parar cuando ya no se tiene hambre, aunque quede comida en el plato.

Al comer a conciencia, despacio, se saborean los alimentos, incluso se pueden descubrir sabores que antes pasaban desapercibidos cuando no comíamos, sino que engullíamos; además, con el tiempo y la práctica en escuchar las señales de nuestro propio cuerpo se puede aprender a comer solo lo que este necesite; y sobre todo se aprende a «distinguir entre el apetito por un sabor y el apetito por una cantidad» (Fuster, V. et alii: 2010. Pág. 157)

Pero antes decíamos que estas comidas y cenas tan entrañables también son la ocasión para reencontrarse con amigos y familiares… con los que no siempre le apetece a todo el mundo reencontrarse  –pero esa es otra historia–. Comer y charlar, con calma, sin prisas, permite disfrutar de la comida y de la compañía. No por casualidad en todas las culturas del mundo las celebraciones se realizan en torno a los alimentos; esto es un recuerdo atávico de cuando las comunidades de humanos primitivos comían todos juntos, al abrigo de una cueva, en torno al fuego.

Anuncios

Acerca de Óscar Navarro
Nacido en Alicante en 1971. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Alicante. Me dedico profesionalmente a la enseñanza de español a extranjeros. Aún sigo siendo casi inédito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: