Me mido, me mimo, me miro y remiro

En alguna ocasión he dicho que un determinado día había quemado tantas calorías, o que había comido tantas otras calorías, o que había hecho esto o lo otro. Aunque pueda parecer lo contrario, estos datos no me los invento, sino que los obtengo gracias a un amigo que va conmigo desde hace poco menos de un mes: Fitbit.

Y digo bien «que va conmigo» porque desde que lo adquirí hacia el 28 de octubre, literalmente solo me he desprendido de él para meterme en la ducha (o cuando la ocasión precisara desprenderse de cualquier cosa). Fitbit es un dispositivo diminuto que cuenta los pasos que voy dando en cada momento, así como las plantas que subo; en base  la información de mi edad, peso y estatura, calcula las calorías que he quemado y estima la distancia en kilómetros que recorro. Además, permite monitorizar de este modo actividades concretas e incluso lo que duermo y cómo es la calidad de mi sueño.

Esto se engloba dentro de un fenómeno que en inglés se llama “Quantified Self” y que significa algo así como “Autocuantificación”. Se puede leer un interesante artículo al respecto aquí.

Fitbit consta de 2 elementos (de 3, aunque la báscula es prescindible). Por un lado está el “monitor de actividad y sueño”, que es el dispositivo electrónico que se lleva encima y que, de manera muy discreta, va haciendo todos los recuentos. Este aparato transmite la información a la página web por diversos medios según el modelo (wifi, bluetooth o usb). Mi monitor es el modelo Fitbit Ultra. Curiosamente, el mismo día que lo recibí en casa dejó de venderse en la web oficial porque apareció en España su sucesor, el Fitbit One.

El segundo elemento del que se compone Fitbit es de la web de www.fitbit.com en la que, tras darse de alta e introducir toda la información necesaria, podremos ir añadiendo a posteriori cantidad de información sobre lo que nos interesa: qué alimentos hemos comido, qué actividades físicas concretas hemos realizado o cómo va nuestro peso.

Los alimentos están apoyados por bases de datos que proporcionan además información nutricional sobre los mismos. La pega es que la base de datos de Fitbit en español, que se esperaba para septiembre, aún no tiene pinta de que vaya a aparecer, por lo que con paciencia cada uno debe ir introduciendo todos los alimentos que consume. Si se hace con regularidad, llega un momento en casi todo lo que comemos es repetido, así que ya tendremos sus características registradas.

Pues bien, al final del día, una vez que el monitor se sincronice con la web, podremos ver estadísticas de todas esa actividad que hemos realizado, así como de las calorías que hemos consumido. Por otra parte, como al darnos de alta introdujimos nuestro peso y el peso al que nos gustaría alcanzar, Fitbit se encarga de plantearnos objetivos de ejercicio físico, de modo que el control de las calorías que ingerimos se va adaptando a dicho objetivo.

Suena un poco complicado, pero en realidad es sencillísimo de manejar.

Lo bueno de esto se puede resumir en una palabra: control. Es decir, autocontrol. No en el sentido restrictivo del término sino entendido como conocimiento real de lo que hago al cabo del día. Con la ayuda de Fitbit ahora sé cuál es mi actividad física; y como sé, porque lo veo, que es poca, puedo tomar medidas al respecto para mejorar. Aunque ya había leído sobre ello, me decidí a probarlo por mí mismo después de leer este artículo de Enrique Dans (recomiendo leer otro artículo suyo, de junio de este mismo año, al que se refiere en este).

Este mundo nuevo de la autocuantificación tiene muchas posibilidades prácticas, que van más allá del frikismo de los que nos gustan los aparatitos, y abre una nueva vía para el crecimiento personal, en cualquiera de los sentidos.

Anuncios

Acerca de Óscar Navarro
Nacido en Alicante en 1971. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Alicante. Me dedico profesionalmente a la enseñanza de español a extranjeros. Aún sigo siendo casi inédito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: