Buenos propósitos para las mesas de Navidades I

Aún no ha terminado noviembre y por todas partes, en especial en los comercios grandes, ya parece que estemos en Navidad. Es lo que tiene la necesidad de vender y la competencia entre las firmas.

De modo que no me parece descabellado ir desgranando una serie de ideas que, a modo de cartilla de propósitos, debería por mi propio bien tener presentes cuando me siente delante de las pantagruélicas mesas de Nochebuena, Navidad y Nochevieja.

Pero es que en España estas cenas/comidas opíparas tienen su línea de salida muchos días antes de la Navidad. No hablemos ya de las cenas/comidas de empresa (merecerían capítulo aparte por la influencia que sobre su desmesura suele tener el alcohol que ahí se ingiere). Pero en cosa de dos semanas nos encontramos en gran parte de España con uno de nuestros famosos “puentes”. ¿Y es que quién no tiene una madre, hermana, tía o prima que no se llame Inmaculada, Concha, Inma, Conchi, Macu o similares? Es curioso que solo este nombre, el de los Josés y el de las Pilares lleva a la gente a congregarse alrededor de las mesas.

En el caso del día 8 de diciembre, se me antoja que es como un ensayo general para lo que llegará en Navidad. Así que es el momento perfecto para poner a prueba una primera versión de los propósitos que iré exponiendo. De modo que aquí va el primero.

Propósito #1: El mejor entrante es una ensalada

Si hay varias ensaladas, tomar de la que vaya aliñada con aceite de oliva. Si todas llevan mayonesa u otras salsas, mejor la que lleve pescado, marisco o sucedáneo. Si todas las ensaladas -más bien “ensaladillas”- te parecen peligrosas, quizá sea mejor  pasar de ellas e ir a por otro tipo de entrantes o bien reservarse directamente para el primer plato .

Está demostrado que los hidratos de carbono de combustión lenta, como las hortalizas de una ensalada, aumentan más rápidamente la sensación de saciedad. De ahí que sea conveniente empezar por ella; así evitaremos hincharnos en platos sucesivos que de seguro serán más suculentos.

Además, la otra alternativa de entrantes que suele servirse en estas cenas son bandejas de embutidos, tablas de quesos o platos de marisco. Del marisco ninguna objeción, al contrario. De los embutidos, si se trata de un buen jamón o un buen lomo embuchado, tampoco muchas objeciones. En cuanto a los quesos, dando por sentado que no serán en ningún caso quesos frescos bajos en grasas, es mejor probarlos con moderación si queremos controlar las calorías de estas comidas. Ninguna prohibición, pero mucha moderación.

Anuncios

Acerca de Óscar Navarro
Nacido en Alicante en 1971. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Alicante. Me dedico profesionalmente a la enseñanza de español a extranjeros. Aún sigo siendo casi inédito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: