¡Qué asquito!

Ya tengo preparada la carne de pollo para las albóndigas de mañana. Las cocinaré en el microondas, seguramente, para evitar el máximo posible de aceite y de harina.

Quería comentar algo de lo que no era consciente hasta hoy. He recordado el post de Cristina Galiano sobre las “calorías escondidas“, así que en lugar de simplemente cortar los muslos deshuesados y meterlos en la picadora, me he entretenido en mirar y hurgar para ver si encontraba esa grasa oculta de la que habla Cristina. ¡Y vaya si la hay! De tres muslos habré retirado unos 20 gramos de grasa. Si tenemos en cuenta que los muslos pesaban 400 gramos, eso suponía un 5%  de grasa que me hubiera comido de no haber tenido esa precaución.

Moraleja: no te fíes ni de tu p… ollo. Toma una puntilla bien afilada y retira toda la grasa que se encuentre.

Anuncios

Acerca de Óscar Navarro
Nacido en Alicante en 1971. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Alicante. Me dedico profesionalmente a la enseñanza de español a extranjeros. Aún sigo siendo casi inédito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: