La carne en el asador

Este blog apenas lleva abierto una semana y ya cuenta con 15 entradas. Espero que no llegue a ser lo que se dice «arrancá’ de cavall y pará’ de somera», porque lo he tomado con ganas. Así que es buen momento para detenerme y mirar lo poco que tengo hecho.

Y me doy cuenta de que debo cambiar algunas cosas, porque lo que veo no me gusta del todo. Por ahora, y si sigo de este modo, esto lleva camino de convertirse en otro blog más con recetas. Y yo ni tengo los conocimientos adecuados ni creo que merezca la atención de nadie solo por las cosas que cocino.

La idea original era otra, y ha llegado el momento de enderezar el rumbo. Yo quería que este blog fuera –de hecho, ese es su subtítulo– un diario de lo que voy a ir haciendo para pelear contra mi enfermedad, que es la obesidad. Sin angustias, sin histerias, pero con honestidad, poniendo toda la carne en el asador.

Eso no quita para que en el camino vaya compartiendo de todo un poco: consejos, recetas, ideas, descubrimientos, trucos… pero sin pretender ser la webpanacea del hogar; para eso hay muchos otros sitios y seguro que mejores.

Silueta 14/11/12

Bueno, pues este de la imagen soy yo. Mi pudor me impide ofrecer la imagen original, pero sirve para su propósito. Los 123’5 kgs de peso son evidentes incluso en sombra. Desde la papada hasta la barriga colgandera, hasta el trasero inmenso. Ni qué decir tiene que todo esto no trata de una cuestión estética. Hablamos de salud: hipertensión, colesterol alto, fatiga, dolor de espalda, dificultad para mantener un sueño reparador, falta de concentración… Hablamos de salud, no de ponerme ropa bonita.

Por suerte, en mi día a día tengo el gran apoyo de mi pareja. Él no me juzga por mi aspecto; me acepta como soy, independientemente de cómo se me ve. Pero es mi sostén en mi cruzada por cambiar. Y eso es lo importante. Sé que quiero que esta situación cambie, y sé que lo quiero por los motivos correctos.

No me he tomado todavía en serio el plan de hacer ejercicio físico regular. Aunque controlo los pasos que doy a diario (ya contaré cómo lo hago), pero creo que no es suficiente. En mi caso, no se trata solo de cambiar y empezar a llevar una vida saludable. Eso está bien para quien está bien y no quiere que las cosas vayan mal. En mi caso ya están mal, y de lo que se trata es de que mejoren.

El menú semanal me parece que ha sido una excelente idea. Debo continuar con él. Ahora lo  tengo que complementar con un plan de ejercicio semanal. Al menos al principio, hasta que algún día consiga tener el hábito de hacerlo sin esforzarme.

Ánimo pues, que queda aún camino por delante.

Anuncios

Acerca de Óscar Navarro
Nacido en Alicante en 1971. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Alicante. Me dedico profesionalmente a la enseñanza de español a extranjeros. Aún sigo siendo casi inédito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: