Evaluación

El día ha ido relativamente bien; dejando a un lado, claro, que no he hecho nada de ejercicio esta mañana. Las comidas han ido tal cual el menú semanal:
Desayuno: Café con leche y dos tostadas con aceite y queso (478 calorías)

Almuerzo: 3 mandarinas (120 calorías)

Comida: Ensalada y pollo al horno (700 calorías)

Merienda: 3 mandarinas (120 calorías)

Cena: Judías verdes, que fresco y jamón serrano (600 calorías)

En total he ingerido alrededor de 1600 calorías. Teniendo en cuenta que yendo de aquí para allá, más lo que el cuerpo quema por el hecho de estar vivo, habré consumido unas 2900 calorías, eso da un resultado de unas 1300 calorías a mi favor.

La receta del pollo al horno la pondré, porque yo lo preparo de manera que me salen 5 comidas para guardar en el congelador. Y como las comidas las hago siempre en la escuela donde trabajo, pues son 5 comidas de las que no me tengo que preocupar.

Me hacen gracias estos cálculos de calorías. Primero porque sospecho que son del todo inexactos. Segundo porque trampas he hecho, por supuesto. Sin embargo estoy contento. No he pecado/picado entre horas, más que algunos caramelos Halls mentol fuerte a los que soy adicto (y que hoy me hacen falta porque tengo una fuerte congestión de pecho).

No obstante, mi suegra, que no debe de quererme muy bien (un beso), me ha mandado un pedazo de bizcocho que quitaba el hipo. En fin, culpa mía por no haberle advertido. De todos modos, he estado ya a dieta tantas veces que van a tardar en tomarme en serio. Mi  novio sí me apoya, aunque no siempre va a comer lo mismo que yo; por ejemplo, ya casi he desistido de que coma pescad. En resumen, que quitando el pedazo de bizcocho con dulce de membrillo casero que me he tomado de postre, en general me he portado muy bien. Mañana, que iré bien temprano a caminar, será todavía mejor. Además, la comida que he programado, los rollos de salmón y queso de untar, están deliciosos.

Por cierto, en cuanto al recuento de calorías y  la quema de las mismas, hablaré en otro momento. Desde hace unas semanas me sirvo de un instrumento interesante que ya os contaré.

Ahora, a dormir. Un vasito de leche caliente no, gracias, que me da ardor. Buenas noches.

Anuncios

Acerca de Óscar Navarro
Nacido en Alicante en 1971. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Alicante. Me dedico profesionalmente a la enseñanza de español a extranjeros. Aún sigo siendo casi inédito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: